Aplazamiento de impuestos

Seguros de caución provisionales y definitivos

En términos generales, el seguro de caución es prestado para el cumplimiento de una obligación. Si el tomador del seguro no responde del cumplimiento de la obligación, lo hará un tercero, es decir, la compañía de seguros.

La mayoría de los seguros de caución son contraídos con la Administración Pública como consecuencia de una relación contractual. Estos avales suelen estar vinculados a un contrato
de ejecución de obras o suministros y son exigidos en base a la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público.

Por un lado, existen los seguros de caución para licitación. Son avales provisionales que una sociedad necesita presentar para poder optar a un concurso público. El importe de dicho aval corresponde al 3% del presupuesto del contrato. Este aval se extinguirá cuando el concurso haya sido resuelto y el contrato haya sido adjudicado a otra sociedad o cuando el tomador resulte ser adjudicatario de éste. En definitiva, el aval provisional garantiza la constitución de un aval definitivo para responder del cumplimiento del contrato en caso de ser adjudicatario.

Por otro lado, como ya se adelanta en el párrafo anterior, existen los avales definitivos o de ejecución. Estas garantías son exigidas por el asegurado para el cumplimiento del contrato por parte del tomador. Es decir, la aseguradora garantiza al asegurado (Administración Pública u organismos oficiales) hasta el límite del importe asegurado una indemnización en caso de incumplimiento del contrato por parte del tomador del seguro. Este aval se solicita al adjudicatario de un contrato siendo éste el ganador del concurso realizado previamente. El importe de dicho aval corresponde al 5% del presupuesto del contrato. Estos avales serán cancelados cuando el asegurador autorice su cancelación.

La principal ventaja de este producto es que le permite al tomador no consumir su capacidad crediticia, por tanto, el aval emitido por una aseguradora no computará en CIRBE a diferencia del aval bancario o SGR.

En Avales y Finanzas utilizaremos todas nuestras herramientas para conseguir la propuesta que mejor se adapte a tus necesidades con el fin de favorecer la capacidad crediticia.

Seguros de caución para aplazamiento de impuestos

Entre las modalidades de seguros de caución podemos encontrar el aval para aplazamiento de impuestos. Esta tipología de seguros se da como consecuencia de obligaciones tributarias
frente a la Administración Pública ya sea IVA, ICIO, IRPF o cuotas de la seguridad social, entre otros. Se presenta ante la Administración Tributaria. A través del aval de aplazamiento de impuestos se permite cumplir con las obligaciones impositivas con mayor flexibilidad y asegurar dichas obligaciones ante la Administración.

Según el Reglamento General de Recaudación es requisito indispensable presentar una garantía para la concesión del aplazamiento del pago. En la práctica, con la solicitud de aplazamiento se debe presentar una carta de compromiso emitida por la aseguradora confirmando la emisión del aval. Posteriormente, Hacienda aprobará la concesión del fraccionamiento y deberá aportarse el aval definitivo. En caso de rechazar la concesión, el aval se cancelará.

Para la concesión del aplazamiento se debe tener en cuenta se exigirá depositar este aval siempre que la deuda a pagar sea superior a 30.000€ y la misma se encuentre en periodo voluntario o ejecutivo de pago.

Sobre el importe de la deuda, al presentar la oferta se tendrán en cuenta las deudas que recoge la propia solicitud de aplazamiento, así como otras para las que se haya realizado este
mismo trámite aún sin haber sido resuelto el fraccionamiento y el importe de los vencimientos pendientes de ingreso. Las deudas serán verificadas por el órgano de recaudación que
corresponda.

El aval para aplazamiento de impuestos se suele utilizar por diversos motivos:
– Favorece la capacidad crediticia ya que no computa en CIRBE
– Menores costes

En Ores y Bryan somos especialistas en seguros de caución para aplazar impuestos a las mejores condiciones. Si necesitas más información al respecto, nuestro equipo está a vuestra
disposición para asesoraros y aclarar vuestras dudas.

LA GARANTÍA DE LAS CANTIDADES ENTREGADAS ANTICIPADAMENTE EN LA COMPRA DE UNA VIVIENDA

La garantía de las cantidades entregadas anticipadamente en la compra de una vivienda

La compra de una vivienda en fase de construcción o sobre planos puede generar inseguridades en los compradores, estas incertidumbres están en la conciencia de muchos españoles debido a las malas praxis durante los años del boom inmobiliario. Durante esta época, muchos compradores entregaron dinero a los promotores para hacer la reserva de una vivienda y nunca se les entregaron sus casas ni tampoco se les devolvieron las cantidades de dinero aportadas.

Sin embargo, tras el estallido del boom inmobiliario en 2008 el Gobierno acabó con esta situación con la modificación introducida por la Ley 20/2015 de 14 de julio, de Ordenación, Supervisión y Solvencia de las entidades aseguradoras y reaseguradoras, en la parte que hace referencia al régimen de garantías en la compra de vivienda sobre plano de la Ley de Ordenación de la Edificación. En la disposición adicional primera, se establecen de dicha norma se establece:
(…)

Disposición adicional primera. Percepción de cantidades a cuenta del precio durante la construcción.

Uno. Obligaciones de los promotores que perciban cantidades anticipadas.

1. Las personas físicas y jurídicas que promuevan la construcción de toda clase de viviendas, incluidas las que se realicen en régimen de comunidad de propietarios o sociedad cooperativa, y que pretendan obtener de los adquirentes entregas de dinero para su construcción, deberán cumplir las condiciones siguientes:

a) Garantizar, desde la obtención de la licencia de edificación, la devolución de las cantidades entregadas más los intereses legales, mediante contrato de seguro de caución suscrito con entidades aseguradoras debidamente autorizadas para operar en España, o mediante aval solidario emitido por entidades de crédito debidamente autorizadas, para el caso de que la construcción no se inicie o no llegue a buen fin en el plazo convenido para la entrega de la vivienda.(…)

2. La garantía se extenderá a las cantidades aportadas por los adquirentes, incluidos los impuestos aplicables, más el interés legal del dinero.

Dos. Requisitos de las garantías.
(…)

h) En caso de que la construcción no se inicie o no llegue a buen fin en el plazo convenido el asegurado, siempre que haya requerido de manera fehaciente al promotor para la devolución de las cantidades aportadas a cuenta, incluidos los impuestos aplicables y sus intereses y este en el plazo de treinta días no haya procedido a su devolución, podrá reclamar al asegurador el abono de la indemnización correspondiente. Igualmente, el asegurado podrá reclamar directamente al asegurador cuando no resulte posible la reclamación previa al promotor. El asegurador deberá indemnizar al asegurado en el plazo de treinta días a contar desde que formule la reclamación.

A través de esta nueva normativa, se instaura la obligatoriedad para las promotoras de contar con un seguro de caución o aval bancario que garantice a los compradores de las viviendas que han realizado anticipos a cuenta que su vivienda será entregada a tiempo. Además, no sólo se garantizan cantidades entregadas, sino que también se incluirán los intereses. Por tanto, con esta legislación se consigue dar seguridad jurídica a todos los compradores de viviendas que en caso de que la construcción no se inicie o no llegue a buen fin en el plazo convenido, después de haberle reclamado las cantidades entregadas al promotor, en el caso de que éste no responda, recibirán el importe por la aseguradora. Por tanto, esto hace que la compra de una vivienda sobre plano sea totalmente veraz, segura y efectiva; es imposible así que vuelvan a darse los mismos casos de pérdidas económicas que se dieron tras la crisis inmobiliaria del 2008.

Las promotoras pueden cumplir con esta la obligatoriedad impuesta por la ley a través de un aval bancario o a través de un seguro de caución. El seguro de caución se presenta más ventajoso:
– No acumula CIRBE.
– No inmoviliza recursos financieros.
– Disminución de las exigibilidades del balance. Supone un gasto deducible en la cuenta de explotación.
– La especialización representa mejor atención.

 

 

Los seguros de Caución para Cantidades Entregadas a Cuenta tienen efecto desde la fecha de firma del contrato de compraventa entre promotor y comprador, y está en vigor hasta la obtención de la correspondiente documentación legal que permita realizar la entrega de la vivienda. Los intervinientes en este tipo de seguro son:
– Tomador del seguro: es la persona física o jurídica que realiza una promoción de viviendas.
– Asegurados: compradores de viviendas.

En Avales y Finanzas como especialistas en avales técnicos, mediante nuestro departamento especializado de avales y fianzas, acompañamos en toda la vida del proyecto al promotor, en los avales de residuos, condicionantes de licencia, seguros de comunidad, seguros de caución para el afianzamiento de las cantidades recibidas por los compradores… Llevamos más de 30 años en el sector apoyando a promotoras de todas partes de España gracias a nuestra amplia red de comerciales.

Aplazamiento de impuestos

¿En qué consiste la caución para el Aplazamiento de Impuestos?

Debido a las necesidades del mercado y a la situación actual que estamos viviendo por la crisis socioeconómica originada por la pandemia mundial, cada vez, se solicita con más frecuencia el aplazamiento de todo tipo de impuestos.

El Seguro de Caución para aplazamiento de impuestos es un aval que se presenta como garantía para el aplazamiento de impuestos ante la Administración Tributaria permitiendo el cumplimiento de las obligaciones impositivas con mayor margen y flexibilidad a un coste mínimo.

En artículo 46 del Reglamento General de Recaudación se establecen los requisitos necesarios para presentar una solicitud de aplazamiento y fraccionamiento, entre ellos, uno es la posesión de una garantía. Según determina el artículo 82 de la Ley General Tributaria, exigiría aval solidario de entidad de crédito o sociedad de garantía recíproca o certificado de seguro de caución cuando el importe sea superior a 30.000,00€ (Orden HAP/2178/2015, de 9 de octubre).

Los más usuales que se suelen aplazar son: IVA (impuesto del valor añadido); IS (impuesto sobre sociedades) y Seguros sociales.

A efectos de la determinación del importe de deuda señalado, se acumularán, en el momento de la solicitud, tanto las deudas a las que se refiere la propia solicitud, como cualesquiera otras del mismo deudor para las que se haya solicitado y no resuelto el aplazamiento o fraccionamiento, así como el importe de los vencimientos pendientes de ingreso de las deudas aplazadas o fraccionadas, salvo que estén debidamente garantizadas. Respecto a la vigencia de este aval, permanecerá vigente hasta que la Agencia Estatal de Administración Tributaria autorice su cancelación.

Podemos encontrar dos tipos de garantías de aplazamiento de impuestos:

  • Los aplazamientos de impuestos en periodo voluntarios (cuando su situación económico-financiera le impida, de forma transitoria, efectuar el pago en los plazos establecidos).
  • Los aplazamientos de impuestos en vía ejecutiva/judiciales.

 

El aval bancario no es la única opción para presentar una garantía, también se puede a través de un seguro de caución, el cual, tiene exactamente la misma validez, la diferencia radica en el ente que garantiza el pago que será una aseguradora en lugar de un banco. Las ventajas de un seguro de caución para el aplazamiento de impuestos frente al aval bancario son:

  1. No computa CIRBE: por tanto, no produce endeudamiento bancario.
  2. Sin pignoración pecuniaria: tan sólo es necesario el pago de la póliza.
  3. Sencillez y claridad: disminución de las comisiones que cobran habitualmente los bancos.

Más información Aplazamiento de impuestos

 

Licencia de juego

¿Qué son las Garantías de licencia de juego?

¿Qué son las garantías de Licencia de Juego?

La explotación y organización de juegos que no tengan carácter ocasional requiere la obtención de una licencia general de la modalidad de juego que se pretende organizar, comercializar y explotar, ya sea “Apuestas”, “Concursos” u “Otros Juegos”. La licencia general habilita a su titular para el ejercicio de juego de apuestas, concursos y otros juegos y, el otorgamiento de dichas licencias se realiza por la DGOJ. Su duración es de 10 años prorrogables por un periodo de idéntica duración.

Asimismo, y junto a la licencia general, se requiere la obtención de la licencia singular correspondiente al tipo de juego que pretende organizar, comercializar o explotar el operador de juego. Su duración mínima es de un año y máxima de cinco, prorrogables por periodos sucesivos de idéntica duración. La pérdida de la licencia general conlleva, a su vez, la perdida de las licencias singulares vinculadas a la misma.

¿Cuáles son las garantías para la licencia de juego general?

En relación a las garantías requeridas para cada tipo de licencia se establece:
Garantías para licencia general.
De conformidad con el anexo I al Real Decreto 1614/2011, de 14 de noviembre, por el que se desarrolla la Ley 13/2011, de 27 de mayo, de regulación del juego, en lo relativo a licencias, autorizaciones y registros del juego, la garantía vinculada a la licencia general dentro del período inicial será de dos millones de euros por cada licencia general otorgada
En los años posteriores al período inicial, el importe vinculado a la totalidad de las licencias generales de las que sea titular el operador, cualquiera que fuera su modalidad y su momento de constitución, será de un millón de euros.

¿Cuáles son las garantías para la licencia de juego singular?

El importe de la garantía vinculado a las distintas licencias de juego singulares de las que fuera titular el operador son los siguientes:
Apuestas mutuas deportivas: 1,5 % de los ingresos brutos.
Apuestas mutuas hípicas: 1,5 % de los ingresos brutos.
Apuestas deportivas de contrapartida: 6,5 % de los ingresos netos.
Apuestas hípicas de contrapartida: 7,5 % de los ingresos netos.
Otras apuestas de contrapartida: 6,5 % de los ingresos netos.
Apuestas cruzadas: 7,5 % de los ingresos netos.
Bingo: 6,5 % de los ingresos netos.
Concursos: 2 % de los ingresos brutos.
Ruleta: 8 % de los ingresos netos.
Póquer: 8 % de los ingresos netos.
Black Jack: 8 % de los ingresos netos.
Punto y banca: 8 % de los ingresos netos.
Máquinas de azar: 8 % de los ingresos netos.
Juegos Complementarios: 6,5 % de los ingresos netos.

Situación de las garantías de juego

La DGOJ podrá autorizar, a solicitud del operador, la sustitución de la garantía constituida, no procediendo a la devolución de la garantía sustituida hasta que la nueva garantía sea expresamente considerada suficiente por la DGOJ.
La actualización del importe de la garantía vinculada a las licencias generales o singulares una vez finalizado el periodo inicial deberán acreditarse debidamente ante la Dirección General de Ordenación del Juego antes del 1 de marzo de cada año.

 

Para más información haga clic en el siente enlace:  Seguro de caución para el sector del juego

Noticias de alquileres

Las compañías de seguro indemnizan a los propietarios que sufren impagos

Las compañías de seguros indemnizan una media de 3.179 euros a los propietarios que sufren impagos de sus inquilinos. La compensación más habitual -la mediana- se eleva hasta los 2.750 euros. En casos más extremos, las compañías de seguros han llegado a pagar a los propietarios de viviendas hasta 15.000 euros por compensar la falta de pago del alquiler por parte de un arrendatario.

Son datos que se desprenden el informe ‘El seguro de alquileres’ elaborado por Estamos Seguros y que ha sido dado a conocer hoy por Unespa. El estudio ha sido elaborado con información de 12.500 siniestros aportada por 7 compañías de seguros líderes en esta actividad.

Junto a la protección contra impagos, la otra cobertura más destacada en estos seguros es la cobertura de Daños. En este capítulo el seguro indemniza menos cantidad de dinero. El coste medio del percance asciende a 336 euros, siendo la mediana 185 euros. Indica Unespa que si bien los siniestros materiales tienen consecuencias más modestas por lo general, también pueden generar casos más extremos. Así, alguna entidad ha llegado a indemnizar con más de 45.000 euros para reparar los daños ocasionados por un inquilino.

Por comunidades autónomas, Madrid, Cataluña y Andalucía son las que registran una mayor cantidad de siniestros, siendo también las más pobladas, y suman el 55% de los incidentes totales. La Comunidad de Madrid, con el 17,1% del parque inmobiliario en régimen de alquiler, alberga el 21,5% de los siniestros; Andalucía (13% del parque) alcanza el 16,3% y Cataluña (23,7% del parque) registra el 17,1% de los incidentes.

Por provincias, las más afectadas por siniestros relacionados con los seguros de alquiler se encuentran Madrid, Barcelona, Alicante, Valencia y Málaga que acumulan la mitad de los percances.

Fuente: Grupo Aseguranza

Crowdfunding

Crowdfunding: Nuevas formas de financiación para Promotores Inmobiliarios

Puede ser que muchas personas que nos leen no sepan exactamente qué es el Crowdfunding o financiación colectiva, pues bien, es un fenómeno reciente que permite la financiación de proyectos sin la intermediación financiera y se desarrolla sobre la base de las nuevas tecnologías.

Básicamente, es un mecanismo de financiación por el que se pone en contacto a través de una plataforma digital a inversores y a empresas para que éstas puedan financiar sus proyectos sin la necesidad de tener que acudir a un banco o a las fuentes de financiación tradicionales.

Su procedimiento es muy sencillo, la empresa envía los datos de su idea a una plataforma online de Crowdfunding, tras esto, se estudia su utilidad y su viabilidad, su idoneidad técnica y legal; y una vez aprobada, se publica en la página web y comienza un período de recaudación de fondos.

Existen cuatro tipos de Crowdfunding dependiendo de la rentabilidad para el inversor:

  • Crowdfunding de Donación.
  • Crowdfunding de Recompensas o perk-based.
  • Crowdfunding de Acciones o Equity Crowdfunding.
  • Crowdfunding de Préstamo o Crowdlending.

Debido a la gran incidencia de esta novedosa forma de financiación, en el año 2015 se aprobó en España la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial, esta norma establece por primera vez un régimen jurídico para las plataformas de financiación participativa, dando cobertura a las actividades comúnmente determinadas como “Crowdfunding” y poniendo fin a la laguna legal que existía respecto a esta práctica.

Esta legislación regula tan sólo las figuras en las que el inversor espera recibir una remuneración dineraria por su participación, dejando por tanto fuera del ámbito de esta norma al «crowdfunding» instrumentado mediante compraventas o donaciones.

Así, esta norma, define a las plataformas de financiación participativa como aquellas empresas autorizadas cuya actividad consiste en poner en contacto, de manera profesional y a través de páginas web u otros medios electrónicos, a una pluralidad de personas físicas o jurídicas que ofrecen financiación a cambio de un rendimiento dinerario, denominados inversores, con personas físicas o jurídicas que solicitan financiación en nombre propio para destinarlo a un proyecto de financiación participativa, denominados promotores. La ley excluye de su ámbito a aquellas empresas que desarrollen la actividad cuando la financiación captada por los promotores sea exclusivamente a través de:

  • Donaciones.
  • Venta de bienes y servicios.
  • Préstamos sin intereses.

Por tanto, según la clasificación existente esta ley tan sólo regulará de todos los tipos de Crowdfunding, el Crowdlending.

El sistema de inversión a través de estas plataformas es 100% online y el ticket mínimo de inversión suele ser bajo, incluso en ciertas páginas llega a ser de 100€, esto consigue la democratización de la inversión inmobiliaria haciéndola accesible a cualquier persona.

Asimismo, la ley establece que las plataformas de financiación participativa deben estar inscritas en el registro correspondiente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. La norma también regula el importe máximo de captación de fondos por proyecto de financiación y lo determina en 2.000.000 de euros, siendo posible la realización de sucesivas rondas de financiación que no superen el citado importe en cómputo anual. Cuando los proyectos se dirijan exclusivamente a inversores acreditados, el importe máximo anterior podrá alcanzar los 5.000.000 de euros.

Creemos que esta nueva forma de puede ser interesante para el promotor y más si cabe que con la solución de  Ores & Bryan como especialistas en la protección que necesitan las promotoras, mediante nuestro departamento especializado de Avales y fianzas, nos consideramos otra fuente de financiación alternativa al no inmovilizar recursos y no acumular CIRBE, cuando acompañamos en estos proyectos al promotor, en los avales de residuos , condicionantes de licencia y afianzamiento de las cantidades recibidas por los compradores , según ley, desde hace ya 30 años.

Le animo como promotor a indagar en estas posibilidades y como siempre nos ponemos a su disposición para lo que pueda necesitar.

ACOPIO DE MATERIALES

Es tiempo de acopios de materiales

Hoy en día existen multitud de seguros de caución. Uno de los más habituales es el seguro de caución para acopio de materiales. Sobre esta garantía se hace mención en el artículo 240.2 de la Ley 9/2017, de 8 de noviembre de Contratos del Sector PúblicoEl contratista tendrá también derecho a percibir abonos a cuenta sobre su importe por las operaciones preparatorias realizadas como instalaciones y acopio de materiales o equipos de maquinaria pesada adscritos a la obra, en las condiciones que se señalen en los respectivos pliegos de cláusulas administrativas particulares y conforme al régimen y los límites que con carácter general se determinen reglamentariamente, debiendo asegurar los referidos pagos mediante la prestación de garantía”

El acopio de materiales o maquinaria es una parte importante de la ejecución de la obra ya que se debe prever los materiales a necesitar, así como cantidades para el buen desarrollo de la obra. Por tanto, este seguro de caución se contrata cuando se va a llevar a cabo la ejecución de una obra.

El promotor efectúa un anticipo del presupuesto o una entrega a cuenta al contratista para la compra de esos materiales en base al contrato acordado entre ambas partes. De esta forma, el contratista obtiene liquidez. A cambio, el promotor solicita al contratista una garantía sobre ese anticipo para garantizar el cumplimiento de los compromisos adquiridos, como la integración de esos materiales en la obra.  Este promotor puede ser tanto un Organismo Público como una sociedad privada.

El seguro para acopios garantiza el 100% del total del presupuesto anticipado, a diferencia de un seguro caución provisional o definitivo que garantiza un porcentaje determinado del presupuesto total del contrato. Al igual que estos últimos, la garantía de acopios también se cancelará cuando el Organismo Público autorice su cancelación.

Por último, repasamos las ventajas que obtiene el tomador al contratar un seguro de caución frente a un aval bancario:

  • No computa en CIRBE, dando una mayor capacidad de endeudamiento o financiación
  • No se refleja en el pasivo del balance
  • Condiciones más flexibles y económicas

Para poder estudiar estas garantías de caución se necesitará documentación financiera, así como contrato pactado que haga referencia al acopio.

En Ores & Bryan, nos preocupamos por ti y nos encargamos de ofrecer las mejores condiciones del mercado.

FOTOVOLTAICA, CLAVE EN EL SUMINISTRO ELECTRICO DE LA PROXIMA DECADA

FOTOVOLTAICA, CLAVE EN EL SUMINISTRO ELECTRICO DE LA PROXIMA DECADA

FOTOVOLTAICA, CLAVE EN EL SUMINISTRO ELECTRICO DE LA PROXIMA DECADA

Sin duda, la demanda mundial de energía se verá afectada por los efectos derivados de la pandemia que vivimos. El sector energético también se encuentra expectante ante la incertidumbre de los efectos que pueda generar el covid-19, así como la duración de estos. Las previsiones apuntan a un descenso del 5% en la demanda mundial de energía en 2020.

Respecto de la disminución de la inversión este año, habría que destacar dos factores. Por un lado, la crisis sanitaria que vivimos ha mermado la salud financiera de muchas empresas, y por otro, el cambio en la orientación estratégica de algunas empresas e inversores que han decidió destinar sus recursos a otros sectores al margen del mercado energético.

No obstante, las tecnologías menos afectadas por la pandemia y sus secuelas serán las energías renovables, que aumentarán ligeramente su contribución este año. De hecho, La Agencia Internacional de la Energía señala que este sector será clave en el suministro eléctrico durante la próxima década, cubriendo casi un tercio del crecimiento de la demanda de electricidad durante este período.

El pronóstico realizado por la AIE (The World Energy Outlook) establece diferentes escenarios sobre la evolución del sistema energético mundial en función de cómo evolucione la pandemia, considerando los posibles impactos económicos, así como las respuestas políticas de los Gobiernos. Son estos últimos los que tienen un papel decisivo para la creación de incentivos y facilitar la inversión de los distintos agentes en este sector estratégico.

Respecto del informe elaborado por la AIE, podemos destacar los dos primeros escenarios, donde se relaciona el sector energético con la posible duración de la crisis sanitaria.
En el escenario STEPS (Stated Policies Scenario), se parte de la base de que el covid-19 se va controlando de manera gradual durante el 2021, situándonos en niveles económicos anteriores a la pandemia. En este supuesto, la demanda mundial de energía se recuperaría a principios de 2023, variando los resultados según el país y el tipo de combustible. Las renovables cubren el 80% del crecimiento de la demanda mundial de electricidad durante la próxima década, con la solar fotovoltaica como principal impulsor de crecimiento con un promedio del 13% al año entre 2020 y 2030, y cubriendo casi un tercio del crecimiento de la demanda de electricidad.

En contrapartida, en el escenario Delayed Recovery Scenario (DRS), se considera que la duración de la pandemia se prolonga, y los efectos negativos de la misma se dilatan en el tiempo. Con este supuesto, las tasas de crecimiento no se recuperarán hasta 2023 y la demanda mundial de energía lo hace en 2025. No obstante, por tipos de energía, la eólica y la solar, mantienen un ritmo de crecimiento sólido. Las emisiones de CO2 se reducen, pero no es suficiente para lograr los objetivos climáticos.

Los otros dos escenarios posibles, incluyen como punto de partida un aumento en las políticas e inversiones en energías renovables y que permita al sistema energético lograr los objetivos de energía sostenible en su totalidad, incluyendo aspectos como el Acuerdo de París y los objetivos de calidad ambiental. Las empresas alcanzarían sus objetivos cero emisiones en el año 2050 o 2070, dependiendo de la inversión anual media que se lleve a cabo durante los próximos 10 años.

Cabe destacar que el denominador común de todas estas previsiones es posicionar la energía solar fotovoltaica como principal impulsor de crecimiento durante los próximos diez años.

En Ores y Bryan llevamos 30 años asesorando a nuestros clientes en seguros técnicos, y nuestro departamento de energías renovables está especializado en los seguros de caución específicos para este sector. No dude en ponerse en contacto con nosotros para el asesoramiento especializado de este tipo de garantías.

contingente arancelario en el sector de la leche y los productos lácteos

CONTINGENTE ARANCELARIO EN EL SECTOR DE LA LECHE Y LOS PRODUCTOS LÁCTEOS

CONTINGENTE ARANCELARIO EN EL SECTOR DE LA LECHE Y LOS PRODUCTOS LÁCTEOS

La UE ocupa el segundo puesto en el ranking de las regiones del mundo que más leche líquida consumieron en el año 2019 con un consumo de más de 33 millones de toneladas anuales, tras India, que es el mayor consumidor de leche con aproximadamente 78 millones de toneladas. Esta información deja claro la importancia de la leche en la dieta de los europeos, pero, también están muy presentes los productos lácteos como la leche en polvo, la nata, los sueros, las mantequillas, los quesos, yogures…

Debido a la importancia de este sector y al peso de las importaciones del mismo en nuestro continente, la UE ha aprobado un contingente arancelario para este sector para el año 2021 (Véase Anexo IX del REGLAMENTO DE EJECUCIÓN (UE) 2020/761 DE LA COMISIÓN de 17 de diciembre de 2019).

Los lácteos que se beneficiarán de esta concesión podrán entrar en las fronteras de la UE sin la necesidad de tener que abonar el arancel, estos productos abarcan una amplia variedad, ya que, dependiendo del tipo de producto se le concederá este privilegio sólo a un volumen concreto procedente de un país por un tiempo determinado (denominado período o subperiodo contingentaría). Entre los países de origen a los que se les comprarán los lácteos encontramos Nueva Zelanda, Islandia, Australia o Suiza. Y, en cuanto a los productos y sus cantidades hay que ver cada caso en concreto, así por ejemplo el yogur procedente de Suiza gozará de un contingente durante ciertos meses de 2021 por una cantidad de 2 000 000 kg.

Los operadores que quieran importar productos lácteos aprovechándose de la ventaja del contingente arancelario deberán presentar una solicitud ante la autoridad expedidora de los certificados. Asimismo, las solicitudes están sujetas a una serie de requisitos, entre ellos, es obligatorio contar con una garantía del certificado de la importación, es decir, se exige un aval o seguro de caución para el contingente arancelario. La cantidad de este aval variará dependiendo de los kg que el operador quiera comprar del producto, siguiendo el ejemplo anterior, para el yogur suizo el importe de la garantía es de 35€ por 100kg de peso neto (0,35 €/kg).

Desde Avales y Fianzas, podemos ofrecerle la garantía necesaria para poder presentar la solicitud para optar a la compra de lácteos con contingente arancelario.