Seguros de caución provisionales y definitivos

En términos generales, el seguro de caución es prestado para el cumplimiento de una obligación. Si el tomador del seguro no responde del cumplimiento de la obligación, lo hará un tercero, es decir, la compañía de seguros.

La mayoría de los seguros de caución son contraídos con la Administración Pública como consecuencia de una relación contractual. Estos avales suelen estar vinculados a un contrato
de ejecución de obras o suministros y son exigidos en base a la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público.

Por un lado, existen los seguros de caución para licitación. Son avales provisionales que una sociedad necesita presentar para poder optar a un concurso público. El importe de dicho aval corresponde al 3% del presupuesto del contrato. Este aval se extinguirá cuando el concurso haya sido resuelto y el contrato haya sido adjudicado a otra sociedad o cuando el tomador resulte ser adjudicatario de éste. En definitiva, el aval provisional garantiza la constitución de un aval definitivo para responder del cumplimiento del contrato en caso de ser adjudicatario.

CONTACTA CON NOSOTROS

Puede ponerse en contacto con nosotros ahora o si lo prefieres puede rellenar el formulario de contacto y nos pondremos en contacto con usted.

    Nombre

    Tu nº de teléfono

    ¿Cuándo le viene mejor que le llamemos?

    He leído y acepto la política de privacidad.

    Por otro lado, como ya se adelanta en el párrafo anterior, existen los avales definitivos o de ejecución. Estas garantías son exigidas por el asegurado para el cumplimiento del contrato por parte del tomador. Es decir, la aseguradora garantiza al asegurado (Administración Pública u organismos oficiales) hasta el límite del importe asegurado una indemnización en caso de incumplimiento del contrato por parte del tomador del seguro. Este aval se solicita al adjudicatario de un contrato siendo éste el ganador del concurso realizado previamente. El importe de dicho aval corresponde al 5% del presupuesto del contrato. Estos avales serán cancelados cuando el asegurador autorice su cancelación.

    La principal ventaja de este producto es que le permite al tomador no consumir su capacidad crediticia, por tanto, el aval emitido por una aseguradora no computará en CIRBE a diferencia del aval bancario o SGR.

    En Avales y Finanzas utilizaremos todas nuestras herramientas para conseguir la propuesta que mejor se adapte a tus necesidades con el fin de favorecer la capacidad crediticia.

    Ventajas de trabajar con Avales y Fianzas

    Más liquidez

    No pignora recursos. Gracias a Avales y Fianzas las empresas tendrán más liquidez para la financiación del desarrollo de su actividad empresarial.

    Más financiación

    No computa en CIRBE, de ese modo bajará su endeudamiento bancario, aumentará su solvencia y mejorarán sus posibilidades de financiación.

    Más económico

    Costes inferiores a otras entidades, ya que no hay gastos de estudio ni de cancelación, ni tampoco incurre en gastos notariales.

    Nuestras sedes

    Avales y Fianzas cuenta con una presencia importante en el territorio español. Con 14 sedes en las principales ciudades españolas, las delegaciones nacionales.

    Experiencia internacional

    Avales y Fianzas cubrirá sus necesidades legales ante las distintas AAPP internacionales.

    Sobrada experiencia

    Más de 13 millones de avales gestionados. Avales y Fianzas le proporcionarán el mejor servicio a su medida gracias a nuestra amplia experiencia y contactos.